Quienes Somos

HISTORIA

El Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales de Guatemala (ICCPG) nació en 1994 realizando investigación jurídica social en el marco de los derechos humanos fundamentales y como soporte a la consolidación del Estado democrático de derecho.

En este escenario surge el ICCPG, con el propósito de aportar a la reforma del sistema de justicia penal, desde los postulados del Estado de Derecho y de una política criminal democrática, para que éste se constituyera en un factor esencial en la disminución de la conflictividad y violencia social y pudiese proteger los derechos fundamentales de las personas más vulnerables.

En este lapso, la transformación del sistema de justicia avanzó sustantivamente; de hecho, se aprobó un conjunto de normas acordes a la Constitución Política, como la creación del Instituto de la Defensa Pública Penal y el Ministerio Público. Por otra parte, se colocó la transformación del sistema de justicia en la agenda nacional, tanto de las organizaciones sociales como internacionales. No obstante lo anterior, hizo –y hace falta– avanzar en los cambios organizacionales y culturales y, sobre todo, en lograr que se investiguen y sancionen los graves crímenes ocurridos durante la guerra y los delitos de alto impacto, especialmente contra la vida de jóvenes y mujeres, lo cual es básico para sostener los avances y garantizar que el fortalecimiento de la justicia continúe como una de las estrategias de la sociedad guatemalteca para profundizar en la transición democrática.

MISIÓN

Ser una institución académica que, mediante procesos de investigación, capacitación, incidencia y asesoría, en las áreas de justicia, política criminal, seguridad democrática y derechos humanos, contribuya a la construcción de un movimiento de pensamiento y acción político-criminal críticos.

VISIÓN

Ser una institución que contribuye a la consolidación de los sistemas de justicia y seguridad democrática, respetuosos de los derechos humanos.

Principios y valores

Desde la perspectiva interna, este principio se enfoca en el uso de procesos y procedimientos orientados a la gestión institucional proba y abierta, hacia las contrapartes que financian la labor institucional, en ámbitos de selección de personal, uso de recursos para la consecución de resultados estratégicos. Asimismo, desde la perspectiva externa, busca verificar el desarrollo de la capacidad institucional para la auditoría social eficaz de las instituciones de justicia y seguridad, en áreas de intervención.
Para el ICCPG, el principio de Igualdad se materializa en dos acciones concretas: 1) que a todas y todos los beneficiarios de los proyectos y actividades realizadas por el ICCPG, se les trate en condiciones de igualdad social, económica y política, usando –de ser necesario– políticas de equidad; 2) que a todas y todos los integrantes de la institución se les trate con el mismo respeto y –a partir de su nivel de responsabilidad– puedan participar activamente en la toma de decisiones, la formulación de normas o reglas que regirán una actividad de trabajo y la definición de estrategias que favorezcan los escenarios internos y externos.
El ICCPG asume la equidad en términos de su equivalencia a la justicia. Busca denotar que las normas individualizadas (sentencia judicial o resolución administrativa) sean justas en el caso particular y concreto para el que se dictaron. En lo interno, este principio se aplica en las decisiones administrativas, buscando el bienestar justo y equitativo para todas las personas del equipo que conforma el instituto.
El discurso institucional corresponde a las acciones que, en la práctica, realiza en las diversas formas de intervención en la sociedad, tanto en investigación, como en procesos de capacitación e incidencia, en la búsqueda del desarrollo del Estado democrático de derecho.

El ICCPG se encarga del compromiso de sostenibilidad de los resultados de su planificación estratégica, garantizando la eficacia durante la vigencia de la misma. Asimismo, busca su propia sostenibilidad institucional a través de acciones que le permitan capacidades de autofinanciamiento.

Orgánicamente, el equipo de trabajo y la persona jurídica del ICCPG asume solidariamente su trabajo en beneficio de las personas en situación de mayor vulnerabilidad, particularmente aquellas vinculadas con el sistema de justicia y seguridad.

La cultura organizacional del equipo de trabajo del ICCPG adopta actitudes armónicas que permiten una conducta institucional orientada estratégicamente hacia el desarrollo del Estado democrático de derecho y el consecuente fortalecimiento de las instituciones del sector justicia y seguridad.
En el ICCPG todas y todos los miembros del equipo de trabajo se respetan a sí mismos y a las demás personas vinculadas con su labor institucional, a efecto de lograr la mayor empatía posible para potenciar sus acciones en beneficio de la población y el desarrollo del Estado democrático de derecho.
El ICCPG es una institución responsable del pleno cumplimiento de su visión al realizar sus labores en consonancia con el logro de mayores expectativas en beneficio de la población objetiva, sus autoridades, dirigentes y equipos de trabajo, que asumen el compromiso de velar por la consecución del desarrollo del Estado democrático de derecho en las instituciones de seguridad y justicia penal.

En esta interacción, se privilegia el respeto hacia las personas beneficiarias de sus acciones y de la sociedad en general.

Este principio se enfoca en el área interna, externa, de género, étnica, cultural y de preferencias sexuales. La existencia de múltiples culturas y etnias es un activo de primera importancia de la sociedad guatemalteca y de la humanidad, por lo que el equipo humano del ICCPG respeta la diversidad y busca que este principio sea respetado en la institucionalidad del Estado guatemalteco. La diversidad sexual es concebida en el instituto como la existencia de distintas orientaciones e identidades sexuales, por lo que se fomenta el respeto y la defensa de sus derechos, para que no sean vulnerados y puedan acceder a las mismas posibilidades que el resto de la sociedad.

Para el ICCPG, este principio se refiere a que los compromisos institucionales están inspirados en que los resultados del plan estratégicos se cumplan con una racionalización productiva de los recursos utilizados, los cuales permitan garantizar que sus acciones en efecto se realicen, racionalizando el uso de recursos disponibles y empleando los mejores métodos posibles para lograr los objetivos del plan estratégico.

 La efectividad es la capacidad de lograr un efecto deseado, esperado o anhelado. La eficiencia es la capacidad de lograr el efecto en cuestión, con el mínimo de recursos posibles viable. La eficacia es la capacidad de lograr el efecto que se desea o se espera. En síntesis, es hacer las cosas bien, con los mejores métodos posibles para lograr el objetivo.