Corrupción en las democracias representativas

Casi se ha vuelto un defecto ser honrado.

Pluralismo jurídico

La peor tensión en las democracias representativas lo constituye la corrupción y su incidencia directa en la gobernabilidad de los sistemas políticos, particularmente los débiles como el guatemalteco. Es definido como el uso indebido de una influencia vinculada a una posición de poder al servicio de intereses personales (que llevado al extremo puede conducir a la cleptocracia*), o como el abuso de un cargo público para lograr ventajas o riquezas en beneficio propio o de un grupo determinado. Lo que en síntesis puede entenderse como una de las más importantes manifestaciones de deformación y el peor de los vicios políticos que de manera decisiva incide en la erosión y desgaste de las democracias representativas a nivel mundial.

Este fenómeno generalmente incluye las prácticas del cohecho soborno, el nepotismo –protección a parientes y amigos- y el peculado hurto de caudales del erario público; sin embargo, también incluye los delitos de enriquecimiento ilícito, extorsión, hurto, fraude, estafa y financiamiento de campañas electorales con “dinero sucio”**.

Es cierto que no es, en modo alguno, un fenómeno de la llamada modernidad política, ni tampoco propiedad exclusiva del país. Sin embargo, se ha puesto tan de moda y es tan aceptada en la sociedad, que casi se ha vuelto un defecto ser honrado y no querer participar de los sistemas corruptos. Hoy día, precisamente por ello, no constituye ninguna sorpresa la aparición de actos y consecuencias de corrupción en los medios de comunicación guatemaltecos, entiéndase defraudación aduanera, lavado de dinero, fuga de presuntos delincuentes, renuncia y destitución de funcionarios públicos etc***.

En fin, este fenómeno no sólo incide en la política sino que tiene su repercusión en la esfera económico-social, tanto así que se ha convertido en una limitante para la eficiencia y eficacia de las empresas e instituciones públicas (incluidas las municipalidades y gobiernos departamentales), pues desestimula la participación y el trabajo honrado como fuente de riqueza y productividad.

*Del griego clepto: quitar; y cracia: fuerza; dominio de los ladrones. Es el establecimiento y desarrollo del poder basado en el robo de capital, institucionalizando la corrupción y sus derivados como el nepotismo el clientelismo político o el peculado, de forma que estas acciones delictivas quedan impunes, debido a que todos los sectores del poder están corrompidos, desde la justicia, funcionarios de la ley y todo el sistema político y económico.

**Artículos 247, 261, 263, 272, 273 y 407 “N” del Código Penal guatemalteco.

***A título de ejemplo: el escenario de corrupción en Guatemala en la actualidad se evidencia luego que la Comisión Internacional contra la Impunidad (CICIG) devela públicamente el 16 de abril de 2015, el Caso “La Línea”, donde se involucra a altos funcionarios del gobierno del general retirado Otto Pérez Molina, incluyendo el secretario privado de la vicepresidencia, capitán retirado Juan Carlos Monzón y directores de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), en una sofisticada red de contrabando en las aduanas del país, concluyendo con la renuncia de la Vicepresidenta Roxana Baldetti, la fuga de su secretario privado y el procesamiento de varios funcionarios y exfuncionarios públicos.

Última modificación: 29 de julio de 2015 a las 08:59
0
0
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.
Boletín del ICCPG

Puedes recibir las novedades del ICCPG en tu correo electrónico