Control social y criminología crítica

La criminología crítica historiza la realidad del comportamiento desviado y pone en evidencia su relación con las estructuras sociales.

Pluralismo jurídico

El modelo del etiquetamiento o labelling approach (consecuencia de la escuela positiva), asegura que el control social crea la criminalidad al producir una correlación configurativa en la que la reacción social se interpreta como factor preexistente y constituyente de la desviación. Es decir, el control social —sus agentes y mecanismos— no se limitan a detectar la criminalidad e identificar al infractor, sino que crean o configuran la criminalidad a partir de procesos de criminalización primaria y secundaria (Baratta, 2001:83-100).

La criminalización primaria es un proceso de selección de los actos penalmente perseguibles que se sustenta en el principio que el delito es un fenómeno eminentemente normativo. Esta selección se realiza a partir de los comportamientos criminalizables y la decantación político-criminal de los bienes jurídicos necesitados de protección, y son, en todo caso, los poderes legislativo –sobre todo- y ejecutivo, los que se arrogan la definición legal del comportamiento lesivo que será merecedor de una respuesta punitiva.

La criminalización secundaria, por su parte, surge de la actuación profesional de las agencias del Sistema Penal, pues se caracteriza por la asignación criminalizante, a individuos concretos, de una conducta prevista como tipo penal en la Ley; es decir, el delito no se configura, a los efectos del Sistema Penal, en el momento de la comisión del hecho, sino cuando ese actuar infractor es detectado e interpretado como tal por el sistema de justicia.

Para este modelo, la selección de quién debe ser procesado –etiquetamiento- no se rige por criterios técnico-jurídicos, sino estereotipos criminales que se estructuran en el imaginario y concepciones de los operadores justicia, los cuales, como es de suponer, son altamente selectivos, discriminatorios y muchas veces guiados por el criterio del estatus social del infractor. Por tanto, si en le proceso definitorio de la criminalización primaria se escogen conductas, en la criminalización secundaria se concretiza individualmente la secuencia selectiva, definiéndose a las personas delincuentes.

La criminología crítica, por su parte, eleva a un análisis macrosociológico los planteamientos de este modelo, contextualizándolos política e históricamente en relaciones de poder de determinados grupos sociales (Baratta, 2001:165-167). Sus postulados pueden sintetizarse en una doble contraposición: su enfrentamiento a la Criminología Clásica por su condición de guardiana protectora del status quo y su cuestionamiento de los esquemas explicativos basados en el etiologismo del delito, a los que contrapone la atención científica sobre los mecanismos criminalizadores y estigmatizantes del control social.

En definitiva, la criminología crítica historiza la realidad del comportamiento desviado y pone en evidencia su relación funcional o disfuncional con las estructuras sociales, con el desarrollo de las relaciones de producción y de distribución. Por ello, al hacer una valoración del control social desde la perspectiva crítica, no debe obviarse (particularmente en el contexto latinoamericano) que la función constitutiva o creadora del control social se manifiesta en tres planos principales: en la creación del delito, en la creación del delincuente y en la creación de la delincuencia. Pues según Aníyar de Castro, las agencias legislativa y ejecutiva crean el delito al definir determinadas conductas como tipos penales; la acción policial-judicial (criminalización secundaria) determina selectivamente a que individuos se les asigna la etiqueta delincuencial; y el conjunto de ambas configura el fenómeno de la criminalidad al estructurar funcionalmente la acción interdependiente de los planos normativo y práctico del Sistema Penal (De castro, 1998:71-102).

BARATA, Alessandro (2001): Criminología Crítica y Critica del Derecho Penal. Buenos Aires, Argentina: Ed. Siglo XXI y Editores S.A. de C.V.
DE CASTRO, Aniyar (1988): Notas para la discusión de un control social alternativo. En: Lecturas Complementarias sobre Criminología. Compilación de la Dra. Margarita Viera. La Habana Cuba, Ed. el MES.
ZAFFARONI, Eugenio Raúl (2002): Derecho Penal Parte General. Buenos Aires, Argentina: Ed. Ediar, Segunda Edición.

Última modificación: 17 de junio de 2015 a las 07:10
0
0
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.
Boletín del ICCPG

Puedes recibir las novedades del ICCPG en tu correo electrónico